Programa de mediación del IES Zorrilla, para resolver conflictos de convivencia

Presentación del programa de mediación del IES Zorrilla (Valladolid) y del servicio de mediación «SEMIZ» que puede verse en la subsección «ideas y herramientas para la convivencia» en este mismo sitio WEB.

EL PROGRAMA DE FORMACIÓN.

Otra Mirada es posible es un programa de mediación para la resolución de conflictos en el ámbito escolares.

La idea básica era impartir la formación en todos los centros a todos los interesados en convertirse en “Mediadores escolares”. El marco teórico de referencia para la formación ha sido educación para la paz y convivencia escolar, desarrollo organizativo y currículum.

Estos son los objetivos:

— Puesta en práctica de proyectos de mediación en centros de ESO.

— Experimentar el modelo de mediación como procedimiento para resolver conflictos de convivencia.

— Servir de foro para el intercambio de experiencias en relación con el programa.

Y estos los contenidos:

— El conflicto, elementos y estilos de enfrentarse al mismo.

— La mediación como herramienta de resolución de conflictos.

— Habilidades básicas para la mediación.

— Experimentar la mediación.

— Elaborar un plan para la puesta en marcha de la mediación en los centros.

Organización

Puesta en marcha en cada centro del “Equipo de mediación” según las especiales características del centro. Así, algunos centros, de acuerdo con sus condiciones de viabilidad, decidieron iniciar la resolución de sus conflictos directamente a través de la mediación, mientras que otros empezaron a negociar con el resto de la comunidad educativa si se pondría o no en marcha.

Evaluación

Para colaborar con la puesta en marcha del proyecto, se organizó un programa formativo en el que se ofrecieron un conjunto de orientaciones.

— Renovación del equipo de mediación del centro.

— Inclusión del tríptico informativo sobre mediación en la carpeta que se entrega al tutor a principios de curso.

— Información a los alumnos por parte de los tutores.

— Elaboración de un informe al claustro sobre el proyecto de mediación.

— Informe al consejo escolar.

— Inserción de la información sobre el proyecto de mediación en la agenda escolar del alumnado.

Los objetivos de esta actividad de formación fueron:

— Profundizar en la formación sobre mediación escolar a través de la reflexión sobre nuevos componentes teóricos y prácticos.

— Poner en práctica la mediación escolar en los centros de ESO, dentro de un proyecto coordinado por el Programa de Orientación Psicopedagógica de la Comunidad de Madrid.

— Experimentar el modelo de mediación escolar.

— Intercambiar experiencias en relación con la aplicación práctica del proyecto de mediación.

Los contenidos formativos fueron:

— Modelos de mediación escolar.

— Inserción de la mediación escolar en la estructura organizativa del centro.

— La mediación con grupos.

— Profundización en técnicas y procedimientos para la mediación.

— El poder de la mediación.

Algunos datos provisionales sobre esta experiencia apuntan a que las personas directamente implicadas en el proyecto consideran que se han beneficiado en el plano del desarrollo personal. La incidencia en el centro de la mediación como procedimiento de resolución de conflictos se revela como un planteamiento ambicioso, que exige un apoyo sostenido por parte de los equipos directivos de los centros facilitando algunas condiciones organizativas, como los horarios y espacios adecuados para las reuniones del equipo de mediación.

También los equipos directivos, y de modo especial el jefe de estudios, es un referente fundamental en el centro en los temas de disciplina; por lo tanto es igualmente importante que desarrolle una función de derivación de los casos al equipo de mediación. En este sentido se hace necesario definir unos criterios y una filosofía sobre el uso de la mediación en el centro, referencia que deberían pasar a insertarse en los documentos institucionales del centro, como es el caso del RRI.

El reto que debemos afrontar ahora es cómo incorporar la mediación en la organización del centro de una manera “natural” y, como tal, legitimarla como una herramienta para la democratización de la gestión de la convivencia, que involucra a todos los miembros de la comunidad educativa, promoviendo de este modo la participación y el compromiso, la reparación del daño y la reconciliación, en lugar de la culpabilidad y el castigo.