Convivencia: ¿qué dirección tomar?

De nuevo nos hemos encontrado con otra oleada de noticias y debates públicos sobre la convivencia en los centros educativos (o más bien, sobre los problemas de convivencia). En realidad, nada nuevo, ¿o sí?. Quizás, según los sucesos más recientes de los que tenemos información o experiencia directa (como profesionales, como estudiantes, como padres y madres) tendemos a ver el asunto con más angustia o con más relajación. A veces, justo después de criticar el alarmismo de los medios de comunicación o de algunos colectivos interesados nos encontramos con un caso que nos desconcierta, y que, cómo no, nos alarma. O al contrario (que también pasa).

En realidad, ni angustia ni relajación parecen las actitudes más adecuadas. Cierto es que “algo pasa”, que la conflictividad (negativa) ha aumentado o que sorprende la banalización de la violencia a la que se puede llegar (grabar en vídeo una pelea e incluso una agresión). Esto es tan cierto como que las aulas no son habitualmente campos de batalla habitual, o tan verdad como que los centros que abordan de verdad el problema hacen que las cosas marchen (en general) de una manera muy distinta a aquellos centros en los que no se hace (si han sido marcados como centros-gueto, la cuestión se complicará). Y no es menos cierto que en este tema se mezclan asuntos muy distintos (convivencia entre el alumnado, ambiente de clase, relaciones alumnado-profesorado, algunas agresiones externas…) en una especie de `totum revolutum´ en el que todo tiende a confundirse.

Sabemos que lo que aparece en los medios de comunicación es “lo que destaca” (y es seleccionado): de esta manera, lo más representativo es “lo que no aparece” y, en cambio, lo que aparece queda magnificado. Y así, quienes escuchan desde fuera pueden pensar que la agresión es lo habitual y cada profesor/a, una víctima individual. Además, ¿qué efecto puede estar teniendo, “dentro”, sobre la misma convivencia de los centros, ver en la TV que lo excepcionalmente agresivo se presenta como lo normal? ¿hacer ver, por ejemplo, que usar el móvil para vejaciones o agresiones es algo que “todo adolescente hace”? Esta fotografía está distorsionada, pero, además, la misma imagen influye en la realidad.

Pero, por otro lado, los pequeños pero diarios sometimientos que sufren muchos alumnos y alumnas, la sistemática aplicación de la ley del más fuerte… no son noticia[[Por ejemplo, nadie pudo informar de que un alumno consiguió para él el ordenador que usaba la alumna que había llegado antes, con aceptada resignación por parte de ésta; ¿cuántas veces suceden este tipo de cosas? ¿no tiene gravedad si es lo habitual?.]].

Cierto es que reportajes o reflexiones deberían recoger “lo normal” con más profundidad, pero a menudo las distorsiones imperan: conocemos el caso de un profesor al que un medio de comunicación quería entrevistar sobre el enfrentamiento profesorado-alumnado; cuando el profesor les hizo saber que no tenía tales problemas, no volvieron a contactar con él (¡aunque seguro que encontraron lo que buscaban!).

La realidad no se deja resumir en frases simples, y aún menos demagógicas[¡Ya se oyen menos voces interesadas -y muy poco rigurosas- que todo lo achacan a un cambio legislativo, pero todavía insisten!.]]. En otros espacios este mismo `sitio web´ abordamos este tema y las líneas de actuación que podemos potenciar[[ [Sección Convivencia y conflicto, y especialmente, el documento Conflicto y convivencia en un centro educativo.]]

. Ahora bien, ¿cómo actuar públicamente sin dejarnos confundir por la presión del momento o por nuestro propio desconcierto?:

 ¿Más autoritarismo? Hay que limitar conductas pero ¿puede la convivencia existir por el simple miedo a la autoridad? ¿puede haber gente que conscientemente aproveche el “río revuelto” para orientar nuestros centros hacia formas autoritarias “ancestrales”?.

 Judicialización. ¿Podemos tomar lo excepcional -una agresión grave, que requerirá su respuesta específica- como base para regular la convivencia del día a día entre los millones de alumnos/as? ¿No estamos en un sistema que ha de educar?

Tampoco será suficiente la perspectiva psicologizadora; mucho hay en el funcionamiento social, en la cultura diaria y en la estructura del sistema educativo que hay que cambiar: ¿por qué no empezar con una mayor responsabilidad crítica del alumnado, para ir convirtiendo los centros educativos en lugares vivos y de crecimiento personal? Nos referimos a la responsabilidad de verdad: la que tiene que ver con el respeto al otro y con una mayor libertad, y no a la que en realidad quiere decir simple obediencia.

Si no avanzamos por ahí, ¿no estaremos colaborando con la falta de responsabilidad y el exceso de dependencia que esta sociedad fomenta en la infancia y en la juventud, a la vez que nos desesperamos por sus consecuencias?


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

La “educación para la ciudadanía” – Nota de prensa de la Confederación de MRPs – Noviembre 2006

La Confederación Estatal de Movimientos de Renovación Pedagógica, ante el debate suscitado a raíz de la introducción en el currículo de la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, quiere manifestar:

1.- Que la educación ciudadana es un derecho básico y un deber inalienable dentro de cualquier sociedad democrática. Desarrollar la dimensión social de la persona desde el respeto y la filosofía que emana de los Derechos Humanos es fundamental para la construcción de una democracia participativa y comprometida con la justicia, la solidaridad y la superación de las desigualdades.

2.-La educación democrática y cívica tiene un componente eminentemente vivencial que implica la necesidad de vivir le democracia tanto en los centros como en todos los ámbitos de la vida. Reducir la educación para la ciudadanía a una simple asignatura puede significar en la práctica vaciar de contenido la necesaria implicación de todas las áreas, del centro y de la comunidad educativa en la construcción de modelos democráticos, tanto en las aulas como en la gestión y participación en los centros educativos.

3.- Más allá de concepciones sectarias e interesadas, que tienden a confundir lo público con lo privado, reivindicamos el derecho de cualquier sociedad democrática a educar a su ciudadanía en los principios éticos y morales que la sustentan, desde la laicidad y el respeto a todas las opciones afectivas, familiares y personales.

4.- Para potenciar una educación ciudadana desde las vivencias, la participación (entendida como implicación a partir de la toma de decisiones) y la gestión democrática de los centros, es necesario crear espacios y tiempos que posibiliten la reflexión y el trabajo en equipo, generando dinámicas de formación del profesorado dentro de un marco respetuoso con la autonomía organizativa y pedagógica de los centros. Esta formación del profesorado debe ser una estrategia básica para favorecer el diseño y la realización de acciones y proyectos que hagan de los centros un espacio de vida y práctica democrática fomentando una educación en y para la ciudadanía. Los valores y las prácticas democráticas se aprenden ejerciéndolas y practicándolas en contextos reales de vida y trabajo.

Santiago de Compostela, a 19 de noviembre de 2006.

Confederación estatal de Movimientos de Renovación Pedagógica
(En la que está integrado Concejo Educativo de CyL)

Las secciones bilingües: ¿nueva receta para ser europeos plurilingües?

Nadie niega, como se señala en la ORDEN EDU/6/2006 (BOCyL 12-1-06), que el aprendizaje de otras lenguas desde un enfoque plurilingüe e intercultural es una necesidad social y, por tanto, un componente básico de la formación de los y las ciudadanas. También es cierto que los currículos integrados favorecen un mayor desarrollo de la competencia comunicativa de una segunda lengua y/o lengua extranjera. Lo que ya no es creíble, es que el abracadabra (o el Hocus pocus , ahora que cada vez somos más los que estamos dentro de esta tendencia bilingüe), nada por aquí, nada por allá , funcione a la hora de llevar a cabo este modelo.

Una vez más, nos encontramos con que las administraciones se lanzan a los nuevos retos con la misma previsión, reflexión y armas a las que nos tienen acostumbradas. Detectan un problema o demanda, crean unas cuantas órdenes y decretos y en un One-two-three, ¡Ya estamos preparados para integrarnos en Europa! Eso sí, sin olvidar que los concertados también comparten nuestros fondos públicos y, por tanto, para evitar injusticias, mientras que en el curso 2007/08 [[ORDEN EDU/1663/2006, de 24 de octubre. BOCyL 30-10-06]] sólo se autorizarán secciones bilingües en un máximo de 50 centros públicos, los centros concertados no tendrán ninguna limitación.

¿Es mucho pedir, en este caso a la Junta de Castilla y León, un poco de seriedad y de reflexión? ¿De qué ha servido la experiencia de iniciación temprana de la enseñanza del Inglés o de los centros bilingües (acuerdo entre el British Council y MEC)?[[Una aclaración: las “secciones bilingües” promovidas por la Junta de CyL son algo distinto de los “centros bilingües” (fruto del acuerdo entre el MEC y el British Council) que llevan unos años funcionando, pues éstos tienen bastantes más medios (incluso aunque, como parece, se hayan ido reduciendo)]]. Adelantar la enseñanza de un idioma o impartir diferentes materias en la nueva lengua no garantiza el desarrollo de la competencia comunicativa y de las distintas competencias generales (que, por cierto, también hace tiempo Europa demanda) si no va acompañada de un cambio curricular y metodológico y de una forma de trabajo profesional y colectiva diferente.

De la noche a la mañana, un centro se puede convertir en sección lingüística, y venderlo, como hace la privada como “factor de calidad”. O lo que es más, de la noche a la mañana, un centro privado con etiqueta de bilingüe se puede convertir en concertado. Y en esto la privada concertada nos lleva ventaja porque, siguiendo la receta que nos propone la Junta, para ellos es mucho más fácil: ellos se lo guisan, ellos se lo comen. ¿Recursos? No, gracias. Cada centro con lo que tiene, si acaso uno más de apoyo ¿Cómo implantarlo? Elige entre dos o tres disciplinas no lingüísticas para darlas en otro idioma, selecciona los contenidos y haz un proyecto ¿Formación? Dios proveerá.

En el borrador de orden para la creación de secciones bilingües, con carácter experimental, en centros de Castilla y León se contemplaban medidas de apoyo a los centros públicos autorizados para la creación de estas secciones: incremento de plantilla y de presupuesto de gastos de funcionamiento, formación específica para el profesorado participantes, fomento de la participación en proyectos e intercambios de carácter internacional, etc. Ahora, en la ORDEN EDU/6/2006 (BOCyL 12-1-06) por la que se regulan la creación de secciones bilingües de centros sostenidos con fondos públicos en la comunidad de Castilla y León, simplemente se menciona que los centros autorizados (no sólo los públicos) “recibirán de la Administración educativa los recursos necesarios para el desarrollo de su proyecto de sección bilingüe”. Se elimina, además, la figura del coordinador del programa.

Surge, entonces, una duda: si con el profesorado de lenguas extranjeras que tenemos, el desarrollo de la competencia comunicativa en dicha lengua del alumnado en nuestro estado y en nuestra comunidad autónoma no es, ni mucho menos, el deseable; si ser especialista en una lengua extranjera no supone estar formado para dar cualquier otra materia en esa lengua; si el profesorado, competente en ese idioma que imparte otras disciplinas no lingüísticas, no tiene por qué saber cómo se aprende un idioma; y si, en general, no estamos formados para desarrollar un modelo integrado, basado en el desarrollo de competencias y en un modelo inclusivo (que se supone son las orientaciones que marca Europa en educación); es, decir, si somos nosotros y nosotras mismas, sin mayor formación, sin cambio metodológico y curricular, los que vamos a llevar a cabo los programas bilingües… ¿de qué hablamos cuando nos referimos a desarrollar una competencia plurilingüe e intercultural? ¿Más de lo mismo, pero ahora en versión subtitulada?

¿No será que se está usando, en muchos casos, la creación de centros bilingües para finalidades diferentes a las de lograr la competencia lingüística en otro idioma?. ¿No será el de seleccionar alumnado y “deshacerse” del que no se desea?

¿Y qué sucede con el alumnado que va siguiendo con más dificultad el ritmo “normal”? ¿Tendrá más dificultades en una sección bilingüe? ¿Se tiene en cuenta que el apoyo que se tiene en casa es muy distinto si los familiares dominan la segunda lengua o no?

¿Bilingüismo?. Sí, pero con seriedad, please!


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

Educar para la ciudadanía, ¿un reto utópico?

¿Hay que educar para ser ciudadana a y ciudadano? Casi nadie lo pone en duda ¿No es un objetivo fundamental de todo el sistema educativo? Si es así ¿cómo pueda desligarse, por ejemplo de la Lengua, las Ciencias Sociales y Naturales (o Conocimiento del Medio)? ¿Es posible recluirla en el cerco de una materia impartida algunos años aislados de la escolarización?

La educación para la ciudadanía no es algo trivial. ¿Qué abarca? ¿Consiste sólo en lograr que “se vote” o que “se entienda sentido del voto”, incluso a «enseñar a actuar» de forma crítica, solidaria, responsable y con conocimiento de causa (de las causas y los fines)? Educar para la ciudadanía va bastante más allá de ofrecer un “manual de buenas costumbres”, incluso más allá de los valores.

Si es tan importante, si es algo generalizado, que debe servir a la gran diversidad de personas que viven hoy día en España ¿Cuál debe ser el marco al que se acoja? Evidentemente lo serán la Constitución que hoy existe y que abarca a todo el Estado y los Derechos Humanos, de carácter universal. No en balde se incluyó, a petición de algunas organizaciones el término de derechos Humanos en el nombre de la materia de Primaria.. Si ese no fuera el marco, sería denunciable(ver resumen del borrador)

Desde este punto de vista la educación para ciudadanía es algo que deben asumir las administraciones públicas en un estado democrático, porque es su obligación inherente. La cuestión es si dejándola relegada a la impartición en algún curso y en una materia está cumpliendo esa obligación (hay quien dice que más vale “pájaro en mano”), o si haría falta que impregnara todo el Sistema Educativo: sus materias, sus actividades, sus interrelaciones con la sociedad y las organizaciones sociales, etc. Algo de eso ya decía la UNESCO.

A pesar de todo hay quien proclama la objeción de conciencia en esta materia por considerar que las administraciones públicas del estado no pueden formar a su ciudadanía dentro de la Constitución y los Derechos Humanos. No lo hacen en aras de exigir planteamientos más globales, sino para reclamar para las religiones, el derecho único (de carácter, por tanto, fundamentalista) sobre la formación ética de las personas, por encima de la sociedad y de las familias, repudiando todas las opciones distintas ante la vida, el matrimonio, la orientación social,…Pero ¿no se trata del derecho de todo el mundo a su diversidad? O ¿sólo valen las opciones “bendecidas”

Como por encanto, hemos visto los días pasados el nacimiento de una nueva “asociación juvenil” a nivel de estado que, reuniendo a 100 personas en una manifestación convocada para toda España en Valladolid, ha tenido una cierta repercusión en la prensa, incluso nacional. Casualmente su nombre tiene que ver con “el boicot a las clases”. Achacan a la propuesta de Educación para la Ciudadanía el ser “doctrina socialista”. ¿No era la Constitución y los Derechos Humanos algo universal? ¿Si están contra de eso, qué proclaman?…


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

Área de Educación para la ciudadanía (borrador del MEC)

El Ministerio de Educación y Ciencia (MEC) ha presentado el borrador de lo que será la nueva materia a las CCAA y a una veintena de organizaciones sociales. En él se proponen los aspectos e intenciones que se recogen en este artículo.
Puede verse la opinión de Concejo sobre la polémica creada en torno a la Educación para la Ciudadanía en el breve publicado el 28 de octubre.

La nueva materia, que será evaluable y contará para repetir curso, tendrá el mismo peso que otras. En todos los cursos en que se imparte, los contenidos tienen triple dimensión: conceptuales, procedimentales y actitudinales,

Los objetivos según el MEC

La asignatura tratará de enseñar al alumnado, según el borrador, a aprender a reunirse desde muy pequeño, a discutir “aceptando la opinión de la persona contraria” y a elegir a sus representantes, entre otras cuestiones.
Trata de ser, según se dice desde el MEC, una materia cuyo contenido fundamental tendrá como objetivo crear ciudadanos conscientes de esos derechos y acostumbrados a ejercerlos. “Trata de educar a los niños y adolescentes en el ejercicio de sus derechos y de sus libertades“.

Primaria

En Primaria se impartirá en uno de los cursos 5ºo 6º y se denominará: educación para la ciudadanía y los derechos humanos

Los contenidos de la asignatura que se impartirá en Primaria, estarán divididos en tres bloques formativos: individuos y relaciones interpersonales, convivencia y relaciones con el entorno y vivir en sociedad.
Sus contenidos versarán sobre la libertad y la responsabilidad en la toma de decisiones, los derechos del niño, el reconocimiento y aprecio de las diferencias de género, la expresión y el control de las emociones, la identificación de rasgos de diversidad cultural y religiosa, los principios de convivencia establecidos por la Constitución y hábitos cívicos, entre otros.

En uno de ellos, el que hace referencia a “Vivir en sociedad”, se plantean cuestiones como Protección Civil, seguridad, Defensa como un compromiso cívico y solidario al servicio de la paz y educación vial. Entre otras, se profundizará en el papel que la Defensa tiene en la consecución de la paz en el contexto internacional.

Secundaria, 1º,2º y 3º de ESO

En la ESO tendrá distinta denominación, pero parecidos contenidos. Se impartirá en uno de los tres primeros cursos de secundaria (ver borrador de decreto completo).

Se estructura en cinco bloques y en ellos se apuesta por enseñar acerca de la dimensión humana de la sexualidad, la valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sexistas, participación en la escuela, Declaración Universal de los Derechos Humanos, respeto a las opciones laicas y religiosas de los ciudadanos, funcionamiento de los regímenes democráticos, bienes comunes, racismo y violencia, respeto y cuidado del medio ambiente, la circulación vial, el consumo racional y los conflictos del mundo actual. También la preparación para debates, exposición de opiniones, evaluación crítica y búsqueda de información estarán en los contenidos comunes.

Secundaria,4º ESO

En 4º de ESO se denominará “educación ético cívica”. En ella se pretende, según el borrador, formar a los estudiantes sobre los interrogantes del ser humano, los sentimientos y emociones en las relaciones interpersonales, las teorías éticas, el pluralismo moral, instituciones democráticas, valores constitucionales, factores que generan problemas a distintos colectivos, la globalización, dignidad de la persona, o causas, factores y alternativas a la discriminación de las mujeres, entre otras cuestiones.

Los contenidos comunes a los cinco bloques de este curso tratarán el reconocimiento de los sentimientos propios y ajenos, la exposición de juicios, el análisis de la información de la prensa y el reconocimiento de las injusticias.

¿Asumir problemas o esconder la cabeza?

Parece que está de moda hablar de problemas de convivencia en los centros educativos. Habría que analizar el enfoque, “escandaloso” “novelesco” que le están dando los medios de comunicación y los efectos que produce, pero eso lo dejamos para otra ocasión. Hoy haremos referencia a una noticia aparecida en El País del día 2 y el 3 de este mes de octubre. Se hablaba allí del caso de una profesora de un centro concertado que, pese a las amenazas de su jefe de estudios y del director (y a la vez empresario), de echarla de su trabajo, decidió denunciar y apoyar las declaraciones a la policía de que dos alumnos del centro estaban sufriendo maltrato en casa (con señales en el cuerpo) y había acudido a clase en algunas ocasiones habiendo ingerido cocaína. Parece ser que esta profesora ya había intentado que se tomaran cartas en el asunto. La dirección del Centro, ahora, ha cambiado (según aparece el día3), pero el hecho sigue siendo el mismo.
¡Qué diferencia entre la actitud de esta profesora y de la dirección-empresa del centro!. Qué distancia en la solución de problemas de convivencia entre quien los reconoce y trata de enfrentarlos y entre quien intenta negarlos, como si tapándolos dejaran de existir. Haciéndolos frente no se asegura que se resuelvan, pero ocultando su existencia seguro que no.
Es cierto que en los problemas de convivencia habría que diferenciar tipologías, porque el papel de los Centros no es el mismo. Por un lado, están aquellos problemas que se generan en el espacio escolar y sobre los que la dinámica y planes de convivencia, participación y estilos de comunicación son fundamentales. Por otro, aquellos que se generan desde afuera (familias desestructuradas, violencia doméstica, abandono, violencia en el barrio…) que el centro no provoca (o en él no se evidencian) pero que se ve afectado (y que en muchos casos da lugar a nuevos problemas de convivencia).
El caso que nos ocupa sería un ejemplo correspondiente a la segunda tipología. A pesar de todo, precisamente por ser parte afectada, el Centro está implicado en estos problemas de convivencia y ha de actuar sobre ellos. Por ejemplo, no es igual dejar a este alumno solo ante su problema, cuando está en el aula que diseñar intervenciones específicas como una especie de tutoría más individualizada.
Por supuesto, en estas situaciones de tipo “social” o externo, la actuación escolar no debería ir aislada, sino complementada por los servicios sociales del Ayuntamiento, incluso, a veces, los juzgados y otra serie de profesionales que existen alrededor de estas problemáticas. Claro que, actuar en coordinación no significa emitir informes de aquí para allá, sino abordar un problema social. En este sentido parece positivo, de partida, que en algunas Comunidades Autónomas como CyL se hayan organizado Comisiones provinciales de convivencia (con participación de Justicia, Educación, e incluso Policía y con una cierta, aunque pequeña, participación social). No obstante habría que preguntar qué pasaría en casos como éste, en los que quien ha de actuar de forma coordinada es el Centro y los Servicios sociales relacionados con la familia. ¿Se quedaría la cuestión en informar? ¿Podrían intervenir más allá de la mera labor policial y de forma preventiva si no se asume y declara el problema?. No parece recomendable que la política sea esconder (aunque haya quien lo encuentre rentable).
Por último y sólo como referencia añadida respecto al artículo del País. ¿No parece que el centro al que se refiere se trata de un centro público? ¿Por qué hasta el penúltimo renglón no aparece que el Centro es concertado? ¿Si se tratara de un centro público hubiera aparecido en el titular, como en otras ocasiones?


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

Nuevo curso ¿viejos problemas?

Comenzó un nuevo curso. ¿De qué se hablará en este nuevo periodo? Recogemos algunas preocupaciones de los medios de comunicación, en papel y digitales, aparecidas durante el mes de septiembre, para ver si así nos hacemos idea de los debates que nos esperan.

Para empezar dos ideas se han repetido en muchas publicaciones, en toda España y también en CyL: el aumento el alumnado y, dejando claro, que gracias a la inmigración, que es ya una realidad ineludible en éste ámbito. ¿Cuál es el reparto por redes publica-privada de este alumnado? En el artículo “compensar desigualdades de El País de 11 de IX, leemos: “Los centros públicos acogen el doble de proporción de alumnos inmigrantes que la concertada (financiada por la administración) y la privada, y en las cifras de la privada se incluyen todos los alumnos de los liceos franceses o italianos, los del colegio alemán o los de los colegios ingleses de Baleares”.

Ha aparecido ya un tema grave de convivencia, en los mismos exámenes de septiembre, que tuvo como víctima una chica de 12 años en Burgos. El tema ha estado cruzado de (o ha servido de base para publicar) medidas que, sobre convivencia en los centros, está poniendo en marcha la Junta (que comentaremos en el futuro) y artículos de acoso escolar supuestamente generalizado. ¿Qué tipo de cobertura informativa se está dando últimamente al tema? ¿Para qué?.

Otro de los temas que este mes ha suscitado más polémica en “los papeles”, han sido los resultados de un nuevo estudio de la OCDE y los malos resultados en España. Se habla en él de titulaciones y abandonos, como si fueran cantidad de coches que salen de una fábrica. ¿Alguien se fija en todo caso en el por qué los abandonos?. Desde el PP se echa la culpa al gobierno, como no podía ser menos y Mercedes Cabrera habla de que lo conseguido deberá corresponder a la consecuencia de los años de gobierno del PP.

Otros temas han aparecido en septiembre en diversos medios, de forma más esporádica y, en algunos casos, con un sesgo claro, dependiendo del medio en que lo han hecho. Por ejemplo el anuncio de grandes manifestaciones por la CONCAPA, para pedir más “libertad de centros” u objeción de conciencia frente a la nueva “educación para la ciudadanía. Lo hace, de nuevo, apoyada por la jerarquía católica (El obispo de Málaga dice en Fuerteventura digital” que la “Educación para la Ciudadanía” es “una intromisión inaceptable del Gobierno”) En segundo lugar el anuncio de recurso de inconstitucionalidad de la Religión confesional por IU. Por otro lado también los sindicatos han anunciado movilizaciones por “incumplimientos “ y exigen más inversiones. En cuarto lugar el desarrollo de la LOE que tendrá lugar este curso y, por último, alguna pequeña referencia, en CyL , al desarrollo del futuro estatuto y sus aspectos educativos.

A partir de ahí temas característicos de un principio de curso: libros de textos, gastos. De lo primero se habla de la gratuidad o no, dónde la hay, el aumento de precio. Se pone poco en duda su forma de uso y el negocio que supone, tal y como está “montado”. Respecto a los gastos al empezar el “cole”, un poco de lo de siempre (aunque este año se ha insistido menos ¿no?): se da un gasto medio sin contar que uniformes y otras supuestas necesidades sólo los hay en la privada (recordar aquí que cuando un canal de televisión lo dijo el curso pasado “se le echaron encima”)

Por cierto no se habla mucho de los centros que aun está “patas arriba” con el curso empezado, ni de los que ni siquiera han tenido las mejoras que necesitaban, ni del profesorado que falta con el curso empezado o el que acaba de llegar y no ha dado tiempo a que se prepare nada. Esas son cosas de “pasillos” y centros pero no salen de ahí demasiado.

En fin, buen curso, que tema ya va a haber, seguro.


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

Punto y aparte

Llegamos al último breve quincenal de este curso 05-06. Atrás queda un curso lleno de debates por una ley orgánica que empezó “tímida” y acabó “coja”. Dicen que fue en aras del consenso, para hacerla duradera, aunque los sectores más reaccionarios dentro de los ya reaccionarios, la sigan tildando de “imposición”. Un proceso que ha desgastado la relación entre algunas gentes que defienden lo público en la educación y, quizá, fortalecido a la empresa privada dentro de ella.

Así las cosas, llegamos a un final de curso que camina entre la aprobación de un calendario de aplicación (real decreto 29 de junio) y la continuación de las conversaciones con la iglesia católica, para ver si ésta consigue o no que se imponga, con más fuerza aun, su religión en todas las escuelas.

Un calendario de aplicación pactado con la CCAA, que pospone la aplicación de lo fundamental al 07-08 y del que, no sabemos por qué, se ha suprimido, en su versión definitiva, la forma de evaluar en ESO que pasa a implantarse también en el 07-08 (en el borrador pactado aparecía).

Un calendario que va acompañado por una distribución de presupuesto extraordinario de 175 miilones de euros para Educación Infantil, acordado previamente en la Comisión General de Educación, y que deja, por ejemplo, a CyL con 8,5 millones “extra” para poder seguir financiando empresas privadas, si quiere.

Un final de curso en que se ha prometido el acuerdo con las fuerzas sociales en el futuro estatuto docente (aunque se ha tenido que “retirar” la primera propuesta) y en el que se ha empezado a diseñar la materia de educación para la convivencia y, es de suponer porque no se dice demasiado, a confeccionar los diseños curriculares que deberán estar listos para final del año 06.

Un final de curso en el que el PP quieren imponer en las comunidades autónomas en que, como CyL, gobierna, su modelo común, sin, parece ser, ningún proceso de participación en su mismo territorio para adaptar mejor el sistema educativo a sus necesidades propias. ¿Será que eso es lo que menos importa? (¿…lo que menos “les” importa”?)

¿Qué nos encontraremos el próximo curso? Puede que sea un año de preparación para la implantación del siguiente, del 07-08.

No obstante, no es algo superficial, por ejemplo, la forma de desarrollar el currículo que se apruebe a final del año 06, ni en qué acabe el tema de la religión, por poner dos ejemplos. Por supuesto no es menos importante lo primero, aunque sea el tema de la religión el que aparezca más en los informativos. Habrá que prestar atención a ambos.

Veremos, también, un sistema de elección de centro ¿diferente? y algunos elementos puntuales más (consultar artículo en esta web).

No veremos, es de esperar, más decretos autonómicos basados en la LOCE.

¿Y la dinámica social en torno a todas aquellas personas y organizaciones que defienden lo publico en la educación? Veremos.
Buen verano


A propósito de… (Breve quincenal)
Concejo Educativo de CyL


+ breves quincenales