¿Aprender por proyectos? ¡Naturalmente!. Rosa Gibert Moliner, maestra de escuela

Ponencia presentada por Rosa Gibert Moliner en el IV Encuentro de Conspiración Educativa, el 19 de mayo de 2018. Se recoge aquí la crónica de la misma. Al final del mismo se recoge también la presentación que utilizó en su exposición

Debemos poner especial cuidado en nuestras aulas en cuidar al aprendiz. Así comenzaba Rosa su exposición en Segovia (ver crónica del Encuentro)  Si no lo hacemos continuaba, lo notaremos en que pierde sus ganas de aprender y transformar. 

Aprender por proyectos cuida y respeta. Decía Rosa. En él ese aprendiz tiene un papel activo y estimulante. Es un aprendizaje  en el que se trabaja “a flor de piel”.

No importa tanto que se aprendan  pocas cosas, decía, como que sean cosas importantes , que sean nuestro “faro”. Se trata, continuaba, llegar hasta el final de una idea, que todo el mundo esté bien, que todo el mundo  mueva las neuronas. No hay que pensar, no obstante, que hacer proyectos es como “ir a Eurodisney” advertía y mencionaba la historia de Judith Scott , (https://downberri.org/2011/03/18/judith-scott-la-vida-en-dos-colores/,  ) mundialmente reconocida , con síndrome de down y sordera que paso una gran parte de su vida en instituciones  hasta que fuea “rescatada” por su hermana.

Contaba también Rosa un anécdota “hace años vino a la escuelita de Camprodón un formador  que nos propuso estar un mes sin hacer propuesta de trabajo a lxs niñox”. Nadie se veía capaz de hacer algo así, yo era bien mandada y si lo hice. Fue increíble la de preguntas y propuestas  que surgían de ellxs”

Aprender  haciendo proyectos, experimentando, es lo más natural,  No es una nueva moda  en innovación, es algo que existe hace cien años.  Hace mucho que ya se habla de proyectos de acción social (y no de “asimilación social” )

Pasó  después a mencionar algunas características a tener en cuenta en el trabajo por proyectos:

– No son una técnica  que se pueda aplicar mecánicamente. En los proyectos no hay “pasos” hay vida.

– Los proyectos son un proceso, una forma de transformar la escuela  que te abre a la vida, que te hacen ver que en la escuela hay muchos espacios que ahora no se consideran educativos

– Deben ser algo colectivo. No tienen  sentido los proyectos individduales, no entorncan con los propósoitos que nos proponemos.

– No son “happy flower” requieren un esfuerzo personal y colectivo para lograr  las metas que nos hemos propuesto.

– Tienen un sentido social. La  escuela tiene un sentido social o no sirve. Hay muchas cosas que se pueden “aprender en casa” hoy en día.

– El proyecto no debe ser un saco en que metamos todo.  Por ejemplo no son los centros de interés de Decroly (https://es.wikipedia.org/wiki/Centros_de_inter%C3%A9s,  )que no tienen nada que ver con la propuesta de proyectos.  Proyectos no son temas que nos interesan, es algo más. Con los proyectos hacemos crecer un árbol con raíces, sin un árbol crece sin raíces, decía Rosa, un pequeño viento lo derribaría.

– La Escuela en su conjunto debe ser un proyecto. Hasta que esto no es así es difícil que germine en ella el contar con el pueblo y el pueblo con la escuela. Cuando lo es, el aprendizaje fluye casi sin pensar en proyectos concretos.

– El curriculum no debe ser una presión sino una orientación para ponernos en marcha.

– Los proyectos se ponen en caminando marcha juntxs. Tenemos  un reto: ponernos de acuerdo. . Los proyectos son procesos para ponerse de acuerdo sin importar el tiempo . A veces no es un reto para todxs y debe aposentarse el caminar por él hasta que  cale, hasta que todo el mundo lo sienta .

– No siempre es fácil llevar adelante un proyecto. En ellos hay que enseñar el compromiso  que se ha de tener para llevar a cabo un reto.Para eso están lxs maestrxs, para acompañar y ayudarles, para que nadie “dimita”, para recordar que en nuestro proyecto existe un reto que tienen que cumplir. Es importante trabajar con mucha fuerza y mucho esfeurzo. Así la escuela cobra su sentido social.

– Debe servir para un trabajo de compensación social. Si solo se cuenta  con la aportación de las familias podría haber un desequilibrio.

-El proyecto tiene un proceso de aprendizaje con sentido

– Un  proyecto no puede estar predeterminado. No se puede programar desde el punto de vista clásico. Eso supondría la castración de momentos educativos preciosos. Se debe ir construyendo con el grupo y con el entorno, porque el proyecto es un proyecto de vida.

– Debe construirse democráticamente, mediante el diálogo, aprendiendo a hablar  y a pensar , para mejorar colectivamente.

– También con él se debe aprender a “mirar alto” y desde lo alto para saber lo que es realmente importante. No podemos estar en la Escuela “mirando hacia abajo”.

– Con un desafío aprendemos mejor. Tiene que haber un desafío, tiene que ser un desafío difícil.

– Hay que contar con lo que ya saben. Los niñxs aprenden con las personas adultas de forma natural, pero  no hay reto. Cuándo llegan a la escuela  se empieza con su aprendizaje como si no supieran nada. En ella debemos aportar ese reto para todxs.

– La felicidad del descubrimiento da “alas” y aumenta la autoestima. Con ellos “pasan cosas” y se estimulan parte del cerebro. Entonces es cuando el esfuerzo toma sentido.

– Los proyectos se desarrollan en compañía y dirigiendo nuestra propia indagación. Así , aprendemos mejor. El o la maestra “ve lo que pasa” y todo el mundo aprende mejor. Entonces aparece el compromiso  y la decisión de aprender.

– Debemos tener el  rigor necesario para cumplir el reto que nos hemos propuesto:  “ no podemos aprender de cualquier forma”.

– Debemos   reflexionar en la Escuela  sobre “la vida y la casualidad” que nos da enormes posibilidades de aprender si las sabemos aprovechar. Para que sea posible debemos contar con espacio y tiempo para que puedan surgir.

Rosa Gibert fue narrado ejemplo de su vida en las escuelas por las que ha pasado (recogidos en parte en algunas imágenes de la presentación que se recoge aquí). Por ejemplo habló de algún  interrogante que se plantearon en la de Camprodom: ¿por qué salen movidas las fotos? O ¿por qué vemos las cosas pequeñas si están lejos?.

Hizo aquí un inciso para  decir que las fotos son documentos valiosísimos de los momentos que han vivido, que hemos vivido.  Es necesario , seguía, documentar lo que van aprendiendo. En este sentido apostó porque la Escuela  proporcionara el mejor material al alumnado (en este caso una buena cámara) para compensar las carencias de quien tiene opción de tenerla , conocerla y manejarla.

– El proyecto  de verdad sobrepasa el tiempo escolar, llega a las familias a la comunicación con ellas y entre ellas y la prolongación del mismo más allá de final de curso (¿Quién riega las plantas en verano o cuida un animal  que puede nacer en esa época. En este punto de  comentó las incidencia con unos “huevos” de una mariposa que llegó a la Escuela de Camprodón  desde centro Europa“alojados “  en el camión de un padre , junto a un ejemplar casi sin vida que llevó la hija al colegio y solo después de verano se pudo ver de allí saldría una nueva mariposa de ese tipo.

– Un proyecto es importante que se concrete, en cualquier caso, en un producto.

– Debe existir coherencia  en la aplicación de proyectos  Con los proyectos debe existir siempre el respeto, hacia las  personas y también hacia el medio ambiente. Por ejemplo no podemos “hacer disfraces de gomaeva” difícil de eliminar ambientalmente, decía mientras contaba sus últimos proyectos ya en Segovia. Por ejemplo no podemos invitar a hacer un baile si a todo el mundo no le es posible hacerlo de forma convencional

– En los proyectos  hay que ayudar e “enfrentar los miedos”. Por ejemplo, decía Rosa, muchos niños y niñas tienen  miedo a ir a las colonias , debemos ayudarles  a superarlo.

Hizo un repaso después de algunas  características importantes de la situación que se vive en los centros “que son proyecto” . Una es acerca de la libertad. “Moverse” en libertad  es imprescindible para llevar a cabo proyectos . La otra era referida a la situación que ahora vive la infancia. “Sin aburrimiento no hay creación”, decía. Hoy día existe un exceso de estímulos y los estímulos debieran ser de los que ”mueven”. Debemos tener más austeridad, continuaba, para hacer personas sensibles.

Al ir acabando Rosa decía que la Escuela no es (no debe ser) algo especial  , sino la vida misma. Podemos escoger entre formar ciudadanía activa o pasiva. La elección, añadía, no corresponde a la didáctica  sino a la política. Por eso a lo largo de la historia se han considerado peligrosas a las personas que eran Maestras (con mayúsculas).

Acabó citando, de alguna forma a Freinet; “no podéis preparar para un sueño-  para la vida- si no creéis en esos sueños- en ella”