Archivo de la etiqueta: Castilla y León

Éxito escolar ¿para tod@s?

Documento de Concejo Educativo, en base a las respuestas dadas aportadas por profesorado y familias

El éxito o fracaso escolar es un tema educativo polémico, con orientaciones muy distintas, cuyas soluciones, por tanto, no deben escapar al debate.

Este documento ha sido redactado tomando como referencia las respuestas dadas, por profesorado y familias, al cuestionario elaborado por Concejo Educativo de CyL.

Seguir leyendo Éxito escolar ¿para tod@s?

Encuentro de Verano de Castilla y León, 1 julio 2009 > Propuestas para transformar centros

Organiza: Concejo Educativo de CyL

Queremos despedir el curso conociendo perspectivas para el próximo, dando a conocer algunas propuestas de actuación que tienen que ver con la convivencia y el aprendizaje, para que nos ayuden a seguir promoviendo transformaciones en los centros.

Seguir leyendo Encuentro de Verano de Castilla y León, 1 julio 2009 > Propuestas para transformar centros

Semana de Escuela Pública, laica y gratuita en Valladolid: manifiesto

Del 4 al 9 de Mayo de 2009

La ESCUELA PÚBLICA constituye una de las más grandes conquistas de la sociedad civil en el llamado mundo desarrollado. Ha hecho posible que la educación dejara de ser privilegio de un@s cuant@s, haciéndola extensiva a todos los sectores sociales. Por ello es la opción mayoritaria en los países de nuestro entorno. Seguir leyendo Semana de Escuela Pública, laica y gratuita en Valladolid: manifiesto

Coordinadora de igualdad en un centro educativo (IES Santo Tomás, Íscar)

Rosa Herrero Caviedes – IES Santo Tomás de Íscar (Valladolid) – Coordinadora de igualdad del centro

En la LOE se crea una figura encargada de la coordinación de actividades en torno a la igualdad de género. Se trata en el artículo de recoger la experiencia del IES Santo Tomás de Iscar (Valladolid) para ayudar a marcar pautas y evitar que acabe siendo una figura vacía.

Seguir leyendo Coordinadora de igualdad en un centro educativo (IES Santo Tomás, Íscar)

¿Derechos y deberes o faltas y sanciones? (sobre el borrador de decreto en CyL)

La Junta de CyL prepara un nuevo Decreto de derechos y deberes. El borrador de decreto comienza mencionando la necesidad de la convivencia, reforzándola con principios de respeto y tolerancia, en un esfuerzo de enmarcar la posterior relación de derechos y deberes del alumnado y participación de las familias en el proceso educativo, para terminar especificando la forma de gestión y mejora de la convivencia escolar (en los ámbitos de gobierno, participación y coordinación e instrumentos para favorecer la convivencia, así como los procesos de carácter educativo para resolver los conflictos).

Pero a lo largo del decreto, se va olvidando de estos criterios educativos y se va centrando en las actitudes negativas o en la culpabilidad del alumnado, explayándose en LA DISCIPLINA ESCOLAR en base a las conductas que perturban la convivencia y en las actuaciones correctoras, en la solución de los conflictos surgidos, en lugar de en la prevención. Dicho de otra manera, da la impresión de lo que se quiere es asegurar, sobre todo, los deberes relacionados con la disciplina y procurar el orden en la clase.

Lógicamente reconocemos la necesidad de su reglamentación para la buena marcha de los centros, y el intento por dar coherencia a la relación falta-sanción, pero tan importante como el orden y la disciplina, es la concreción de los aspectos que hagan de los centros un buen lugar de convivencia, participación y de aprendizaje, como forma de prevenir. Esos aspectos apenas se especifican en el decreto.

En primer lugar, creemos que debieran concretarse también los deberes de la institución escolar para con el alumnado y las familias: ¿Cómo asegurar los derechos?, ¿qué ocurre si no se cumplen?

Un mayor poder de actuación para profesorado y, sobre todo para la dirección, como parece que quiere dar el borrador, debe asegurar la forma de aplicación de los derechos. En caso contrario estaremos avanzando hacia un autoritarismo sin sentido. La autonomía de los centros debería sujetarse al respeto escrupuloso a los derechos y a los principios de convivencia y vías de prevención y solución de conflictos que se marcaran.

En segundo lugar, en el Título en el que habla de la forma de gestionar la convivencia en el centro, no da pautas a la hora de redactar el RRI sobre los mecanismos favorecedores del ejercicio de los derechos y deberes, pero sí de las sanciones, dejando a los Centros su diseño abierto (con los peligros mencionados antes). Tampoco orienta la estructuración del Centro para atender todos los estilos de personas e incluso de aprendizaje.

Deberían marcarse líneas especificas que orienten la práctica de los centros, como la de potenciar la implicación del alumnado y la comunidad educativa si pretende una convivencia real y en positivo. Esto no debería ser sólo una frase, sino que especificarse vías de solución de conflictos “aplicables” y coherentes” (a concretar luego en cada centro) como la negociación (se mencionan sólo para disciplina y sin contar con el alumnado)

En esta búsqueda de implicación, la convivencia y la participación, son elementos formativos muy interrelacionados y no se relacionan ni se les da ese carácter. No se intenta hacer partícipe a alumnado o familias de lo cotidiano del centro, como elemento de convivencia, como lugar en que ejercer sus derechos y auto-exigirse los deberes, para hacer de aquellos algo más propio, incluso también como forma de “aprendizaje de la convivencia”.

Si estamos hablando de potenciar una convivencia, estamos hablando de colectivo. Si nos olvidamos de ese principio y se prima el interés individual ¿no acabaría la comunidad rigiéndose por sanciones? Todas las referencias son individuales. También este principio debe especificarse y no dejarlo en un pronunciamiento “hueco”. Se necesita, por ejemplo pensar y actuar como centro global. Cada vez más las funciones se trasladan a una responsabilidad individual (coordinador/a de convivencia, profesor/a en vez de equipo, etc. )

En otro orden de cosas desaparecen dos ideas que estaban claras en el decreto del 95. La primera es la igualdad de oportunidades de acceso a los distintos niveles de enseñanza. En cambio se especifica claramente el derecho de elección de centro.

La segunda es el derecho de asociación del alumnado. Sí se menciona el de participación, pero se pierde el acento sobre la figura de las delegadas y los delegados.

Por último se indica, que habrá procesos educativos pero ¿se acompañará de los recursos y mecanismos suficientes?, ¿habrá dedicaciones nuevas, como la figura de mediación?, y ¿se posibilitarán la coordinación, los tiempos y la formación necesaria para garantizar la importancia que se da al profesorado (a la tutoría en particular) en su implicación en la convivencia?

En definitiva, el decreto de derechos y deberes que sale a la luz, desde la Consejería de Educación, termina desarrollando obsesivamente las medidas sancionaras y, aunque sean necesarias, se olvida en la práctica, de la convivencia. Si tita esta, pero sin tener en cuenta el papel que ensalza en este y otros decretos, y que es clave para prevenir, porque impulsa desde las relaciones, pasando por dinámicas participativas de aula y centro, hasta las que garanticen un hueco para todo el alumnado.


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

“Las administraciones públicas garantizarán una educación para la igualdad” ¿Cómo?

Las administraciones públicas garantizarán una educación para la igualdad
(Ley de Igualdad de Oportunidad entre Mujeres y Hombres de Castilla y León, art. 2 objetivo 9)

Sí, en Castilla y León, existe desde el año 2003 una Ley de Igualdad ¿pionera? No, esta Ley no tiene el objetivo ni la fundamentación de la recientemente aprobada Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres de carácter estatal, responde a la responsabilidad que la normativa europea exige a las administraciones en esta materia; de este tipo de leyes se pueden sacar poco más que intenciones. La letra de la Ley dice cosas tan bonitas como utilizar un lenguaje no sexista, que incumple en su propio texto y que ha brillado por su ausencia en todos los escritos de la Junta de CyL; e incluye entre sus objetivos la creación de módulos sobre este tema en todos los niveles educativos, otra sentida ausencia.

Parte del desarrollo normativo en esta materia lo constituye la Estrategia Regional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, 178 medidas que ponen de manifiesto cuál ha sido la “garantía” para una educación igualitaria por parte de esta administración –que es la nuestra-. Las medidas, además de contar con unos criterios comunes, aparecen distribuidas en áreas de actuación correspondientes a las Direcciones Generales, y son, en muchos casos, las mismas pero repetidas en varios apartados (dependiendo de la cantidad de áreas que hayan intervenido), lo que nos deja muy por debajo de las 178 mencionadas; aunque la cantidad no haga la calidad, obviamente. En muchas de ellas se puede leer contemplar, procurar, estudiar la posibilidad de…, yendo de la desgana –procurar que se incluya la perspectiva de género…– al paternalismo –…tener en cuenta al colectivo de mujeres para implicarlas…-. Y como ejemplo de la idea sobre Coeducación que tiene nuestra administración y la verdadera estrategia regional (al menos en lo que se refiere al sistema educativo) sobre la igualdad de género, baste mencionar que se mantiene el concierto con colegios privados que segregan al alumnado por sexo.

Casi todas las medidas están encaminadas a la realización de costosas campañas –algunas increíblemente sexistas, como las últimas dirigidas a la orientación profesional- o vistosos encuentros, que tienen el objetivo, no explícito, de darse un baño de vanidad y felicitarse por lo bien que va todo, entrando de puntillas en los aspectos más superficiales de la perspectiva de género. En el cuidado de los y las más pequeñas se apuesta por las guarderías en las empresas, que tienen sus miras más en la rentabilidad de la trabajadora (porque es en ésta en la que están pensando como usuaria) que en una adecuada infraestructura de servicios públicos para que cualquier madre o padre pueda contar con escuelas infantiles de calidad (es decir, velando por que no sean subcontratas) y con una oferta suficiente que cubran la necesidades de las familias.

Ésta es la traducción a la práctica que la Junta de CyL ha hecho de dicha Ley.

Hace pocos días fue el Día Internacional de la Mujer, día con un pasado histórico importante, aunque desconocido, que pasó sin pena ni gloria en la mayoría de los centros educativos y que tampoco estuvo impulsado por las administraciones educativas como se hace con otros eventos. Bien es verdad, que no se puede basar la coeducación, ni los derechos humanos, ni la paz, en los Días de… pero al menos son un comienzo, una oportunidad para recordar algunas cosas, para hablar por fin en las aulas de las mujeres, de las anónimas y de las que tienen un nombre (aunque a ellas también se las olvida en los libros). Pero no, este día no es tan importante, no da tanto juego como soltar globos y palomas, no es tan vistoso como ir a visitar el Ayuntamiento y leer los artículos de la Constitución; confiemos en que al menos se recuerde cada día el Art. 14.

Hace pocos días también, casi como “un regalo” de 8 de marzo, se ha aprobado la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres que ha entrado en vigor esta semana, llena de miedos, como todas las normativas desarrolladas en España sobre este tema. Sin grandes a avances, con muchas carencias, pero un hilo del que tirar con fuerza. No es que debamos quedar prendidos ante una Ley de “maquillaje”, aunque el mismo debate sobre una ley así tenga efectos formativos y de sensibilización social, pero sí hay que tratar de estrujarla hasta que parte de su nombre, “Efectiva”, empiece a vislumbrarse. Que no nos hagan perder, una vez más, la ilusión por hacer un buen trabajo, a pesar de esta marea de leyes que, lamentablemente, no pasan de ser un bonito “adorno” que poner en la Memoria oficial correspondiente.

Y hablando de memoria, a lo mejor no resulta tan inútil en el aula si la utilizamos para algo más que para repetir la “lista de los reyes godos”; reclamemos la memoria para las mujeres que existieron y cambiaron nuestro mundo, para llamar a las cosas por su nombre (golpe de estado, dictadura, tortura, dignidad, etc.).


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

Diagnosticar el sistema educativo: ¿eficacia académica o mejora de educación?

Los modelos de evaluación del sistema educativo es algo sobre lo que se debe reflexionar, por las consecuencias que pueden tener las medidas que se deriven
Se evalúa para ver el logro en determinados fines. Por eso es importante saber para qué fines se está valorando un sistema y qué medidas se proponen en base a sus resultados (incluso si las medidas se hacen a posteriori o todo está dirigido a respaldar las pensadas a priori).
Veamos, como ejemplo la evaluación de diagnóstico hecha por la Junta de CyL en Primaria, con pruebas pasadas en sexto de esta etapa en mayo del curso pasado (http://www.educa.jcyl.es/educacyl/cm/educacyl/).

Una primera cuestión a analizar sería a quien se encarga. En CyL, se ha hecho recaer, ahora y en el futuro, a una universidad privada, habiendo cuatro públicas (se anuncia, eso sí, que a estas se le encargará, de forma conjunta, el seguimiento del desarrollo de dos áreas, quizá una pequeña “contrapartida”).

Respecto a su desarrollo., habría que señalar, en primer lugar, un hecho positivo. La prueba es muestral y no censal (a unos 200, de los más de 800 centros). Esto dificulta la difusión de un “ranking de centros” como en Madrid. Esperamos que se pueda, al menos, conservar este aspecto.

En segundo lugar otro dato también positivo. Se sacan conclusiones generales y no por sectores comparados, como pública-privada.(al menos en las conclusiones hechas públicas). En cambio no se hace público el carácter de la muestra. No sería lo mismo preguntar en centros concertados del centro de las ciudades, con la práctica ausencia (o pequeña presencia) de alumnado con problema social y educativo, que hacerlo en el “extrarradio”. Si se quisieran buenos resultados generales se preguntaría en los primeros, obviamente.

El diagnóstico se hace en base a unas pruebas escritas sobre cuatro materias y unos cuestionarios destinados, parece ser, a analizar las causas del éxito o fracaso escolar.
No se da, sin embargo, información sobre el carácter de las pruebas, su grado de academicismo. A pesar de ello, el hecho de medir los resultados, única y exclusivamente, en base a pruebas académicas escritas, ya es un sesgo importante para muchos sectores de la población ¿sólo se aprende si se saben escribir respuestas? ¿No debería haber una información de resultados más variada? (hablar, realizar un proyecto, diseñar una estrategia, usar las TICs,…). El que las pruebas se refieran a Lenguaje, Matemáticas, Conocimiento del Medio y Lengua Inglesa, es otro síntoma de que se busca lo tradicionalmente escolar.

En las conclusiones se llama la atención sobre la excelencia de los resultados obtenidos. El mismo Consejero hace auto alabanza del sistema educativo en CyL en las declaraciones públicas que ha hecho en diversos medios. Sin embargo, si se analizan los pocos datos que se pueden deducir, esos resultados no parece que estén siempre tan cercanos a la “excelencia acdémica” como se dice (aunque sean buenos).

En cuanto a las causas que favorecen el éxito o fracaso y las recomendaciones que a partir de ahí se hacen hay algunas frases dignas de ser recogidas.

Algunas por reconocer, en el fondo, la ventaja de familias previamente formadas escolarmente:

– Quienes reciben ayuda de sus padres con los deberes … tienen un rendimiento superior que los que la reciben de un profesor particular

 Los niños que leen a menudo obtienen mejores rendimientos

Otras por lo que parece lo obvio:
– Los alumnos que ven la televisión más de tres horas tienen un rendimiento inferior…

Otras porque promueven un negocio privado y una forma de “creación de desigualdad”
– Los idiomas como actividad extraescolar pueden influir sobre el rendimiento académico de los alumnos potenciándolo…

En relación a las conclusiones respecto a la metodología seguida encontramos confirmaciones, muy claras (e incluso rayando en lo escandaloso), de que lo que se busca es un sistema academicista e individualista, al que se ajusta, obviamente mejor lo que se dice (aunque trate de disimularse introduciendo “buenas palabras”).

Al leerlas, hay que tener en cuenta que estamos hablando de Primaria (¿qué será cuando este curso se haga el estudio en Secundaria?):
– El rendimiento mejora ocupando la mayor parte del tiempo con una metodología expositiva (sin olvidar las metodologías participativas e innovadoras).

 Parece conveniente dedicar la mayor parte del tiempo al trabajo individual del alumno. El trabajo grupal ha de ser complementario.

 Atender a las explicaciones del profesor, … resulta, más eficaz que tomar notas.

 Las percepciones que tienen los alumnos sobre el profesor (buen profesor, explica bien, es simpático, es justo) apenas influyen sobre el rendimiento. No obstante, el hecho de percibirlo como exigente sí influye en su rendimiento.

Algunas resultan más obvias
– Realizar las tareas para casa aumenta el rendimiento.

 Los alumnos no repetidores tienen un rendimiento superior a los repetidores (la repetición en los últimos cursos de Primaria proporciona efectos más favorables.

En las propuestas de mejora, existe un gran vacío (al menos en lo que se ha hecho público). Parece un poco pobre que se diga, en lo que respecta a lo curricular, que los centros deben desarrollar procedimientos y estrategias comunes a las materias (sin aclarar qué quiere decir) o que deben potenciarse el cuaderno de clase o la agenda escolar. También lo es decir que el Sistema Educativo de CyL debe revisar las medidas en el nuevo currículo (que obligatoriamente debe hacer).

En lo organizativo tampoco avanza mucho manifestando, tanto a centros como al sistema, que debe potenciarse la figura del profesor (no sabemos de donde habrá podido salir tal conclusión que tanto suena a idea general programática previa a cualquier estudio) y la implicación de las familias.

Si se hace el esfuerzo de plantear un estudio de diagnóstico del sistema educativo habría cuestiones esenciales. En primer lugar, ¿no deberían dirigirse a saber la maduración del alumnado en su aprendizaje como futuros, y presentes, ciudadanos y ciudadanas?. Puede que si se busca eso no saliera que lo que hay que hacer es explicar y explicar en la etapa de Primaria, como método óptimo de enseñanza. Puede que así no fuera tan directa la relación del éxito con el nivel de lo que podríamos llamar “culturización escolar” de las familias.

Por otro lado, incluso con exámenes escritos como los que se han usado, se detectan (o intuyen) causas de fracaso o falta de éxito, ¿por qué se soslayan al final y se vuelve a propuestas generales?. Por ejemplo, si en el estudio aparece que la falta de “cultura escolar” en las familias influye en tener un menor éxito, ¿por qué luego no se pide a centros y administración que lleven a cabo medidas que palíen estas desigualdades? Al final parece que todo el alumnado parte de tener las mismas oportunidades ¿o es lo que se pretende?.


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

Plan oficial de fomento de la lectura: ¿ha supuesto cambios reales?

Maestras de Educación Infantil y Primaria(Valladolid). Integrantes de Concejo Educativo de Castilla y León.

El llamado “Plan para el Fomento de la lectura y el desarrollo de la comprensión lectora en los centros públicos de CyL” ¿ha implicado mejoras en las aulas y en los centros?.

Seguir leyendo Plan oficial de fomento de la lectura: ¿ha supuesto cambios reales?