Archivo de la etiqueta: Política educativa CyL

La Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita de Castilla y León ante los recortes y la LOMCE

La Plataforma regional por la Escuela Pública Laica y Gratuita, ha acordado un calendario de movilizaciones que incluye la convocatoria de una Huelga General de la Educación para el próximo 9 de mayo, que estamos trasladando a todos los sectores de la Comunidad Educativa. Queremos mostrar así el rechazo frontal a las políticas de recortes o a proyectos como la LOMCE o el informe de expertos encargado por el Ministerio para la próxima reforma universitaria, que buscan el deterioro de la enseñanza pública.

Seguir leyendo La Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita de Castilla y León ante los recortes y la LOMCE

Éxito escolar ¿para tod@s?

Documento de Concejo Educativo, en base a las respuestas dadas aportadas por profesorado y familias

El éxito o fracaso escolar es un tema educativo polémico, con orientaciones muy distintas, cuyas soluciones, por tanto, no deben escapar al debate.

Este documento ha sido redactado tomando como referencia las respuestas dadas, por profesorado y familias, al cuestionario elaborado por Concejo Educativo de CyL.

Seguir leyendo Éxito escolar ¿para tod@s?

Las secciones bilingües: ¿nueva receta para ser europeos plurilingües?

Nadie niega, como se señala en la ORDEN EDU/6/2006 (BOCyL 12-1-06), que el aprendizaje de otras lenguas desde un enfoque plurilingüe e intercultural es una necesidad social y, por tanto, un componente básico de la formación de los y las ciudadanas. También es cierto que los currículos integrados favorecen un mayor desarrollo de la competencia comunicativa de una segunda lengua y/o lengua extranjera. Lo que ya no es creíble, es que el abracadabra (o el Hocus pocus , ahora que cada vez somos más los que estamos dentro de esta tendencia bilingüe), nada por aquí, nada por allá , funcione a la hora de llevar a cabo este modelo.

Una vez más, nos encontramos con que las administraciones se lanzan a los nuevos retos con la misma previsión, reflexión y armas a las que nos tienen acostumbradas. Detectan un problema o demanda, crean unas cuantas órdenes y decretos y en un One-two-three, ¡Ya estamos preparados para integrarnos en Europa! Eso sí, sin olvidar que los concertados también comparten nuestros fondos públicos y, por tanto, para evitar injusticias, mientras que en el curso 2007/08 [[ORDEN EDU/1663/2006, de 24 de octubre. BOCyL 30-10-06]] sólo se autorizarán secciones bilingües en un máximo de 50 centros públicos, los centros concertados no tendrán ninguna limitación.

¿Es mucho pedir, en este caso a la Junta de Castilla y León, un poco de seriedad y de reflexión? ¿De qué ha servido la experiencia de iniciación temprana de la enseñanza del Inglés o de los centros bilingües (acuerdo entre el British Council y MEC)?[[Una aclaración: las “secciones bilingües” promovidas por la Junta de CyL son algo distinto de los “centros bilingües” (fruto del acuerdo entre el MEC y el British Council) que llevan unos años funcionando, pues éstos tienen bastantes más medios (incluso aunque, como parece, se hayan ido reduciendo)]]. Adelantar la enseñanza de un idioma o impartir diferentes materias en la nueva lengua no garantiza el desarrollo de la competencia comunicativa y de las distintas competencias generales (que, por cierto, también hace tiempo Europa demanda) si no va acompañada de un cambio curricular y metodológico y de una forma de trabajo profesional y colectiva diferente.

De la noche a la mañana, un centro se puede convertir en sección lingüística, y venderlo, como hace la privada como “factor de calidad”. O lo que es más, de la noche a la mañana, un centro privado con etiqueta de bilingüe se puede convertir en concertado. Y en esto la privada concertada nos lleva ventaja porque, siguiendo la receta que nos propone la Junta, para ellos es mucho más fácil: ellos se lo guisan, ellos se lo comen. ¿Recursos? No, gracias. Cada centro con lo que tiene, si acaso uno más de apoyo ¿Cómo implantarlo? Elige entre dos o tres disciplinas no lingüísticas para darlas en otro idioma, selecciona los contenidos y haz un proyecto ¿Formación? Dios proveerá.

En el borrador de orden para la creación de secciones bilingües, con carácter experimental, en centros de Castilla y León se contemplaban medidas de apoyo a los centros públicos autorizados para la creación de estas secciones: incremento de plantilla y de presupuesto de gastos de funcionamiento, formación específica para el profesorado participantes, fomento de la participación en proyectos e intercambios de carácter internacional, etc. Ahora, en la ORDEN EDU/6/2006 (BOCyL 12-1-06) por la que se regulan la creación de secciones bilingües de centros sostenidos con fondos públicos en la comunidad de Castilla y León, simplemente se menciona que los centros autorizados (no sólo los públicos) “recibirán de la Administración educativa los recursos necesarios para el desarrollo de su proyecto de sección bilingüe”. Se elimina, además, la figura del coordinador del programa.

Surge, entonces, una duda: si con el profesorado de lenguas extranjeras que tenemos, el desarrollo de la competencia comunicativa en dicha lengua del alumnado en nuestro estado y en nuestra comunidad autónoma no es, ni mucho menos, el deseable; si ser especialista en una lengua extranjera no supone estar formado para dar cualquier otra materia en esa lengua; si el profesorado, competente en ese idioma que imparte otras disciplinas no lingüísticas, no tiene por qué saber cómo se aprende un idioma; y si, en general, no estamos formados para desarrollar un modelo integrado, basado en el desarrollo de competencias y en un modelo inclusivo (que se supone son las orientaciones que marca Europa en educación); es, decir, si somos nosotros y nosotras mismas, sin mayor formación, sin cambio metodológico y curricular, los que vamos a llevar a cabo los programas bilingües… ¿de qué hablamos cuando nos referimos a desarrollar una competencia plurilingüe e intercultural? ¿Más de lo mismo, pero ahora en versión subtitulada?

¿No será que se está usando, en muchos casos, la creación de centros bilingües para finalidades diferentes a las de lograr la competencia lingüística en otro idioma?. ¿No será el de seleccionar alumnado y “deshacerse” del que no se desea?

¿Y qué sucede con el alumnado que va siguiendo con más dificultad el ritmo “normal”? ¿Tendrá más dificultades en una sección bilingüe? ¿Se tiene en cuenta que el apoyo que se tiene en casa es muy distinto si los familiares dominan la segunda lengua o no?

¿Bilingüismo?. Sí, pero con seriedad, please!


Breve de Concejo Educativo de CyL


+ breves de Concejo

El borrador de Estatuto Docente y lo educativo

El Estatuto de la función docente va a tener repercusión en la vida laboral de los docentes en los centros públicos y, por tanto, en el desarrollo educativo de los mismos. No obstante, hay determinados aspectos que van a tener una influencia más directa en lo educativo y a ellos nos queremos referir aqui. En el documento adjunto se recogen algunos de estos aspectos de forma esquemática.

Para empezar, una referencia “clásica”: el cuerpo único. Era ésta una reivindicación hace mucho tiempo sentida por gran parte del profesorado que deseaba un cambio progresista en la educación. Detrás de ella estaba la idea de asumir una tarea, la educación formal de todas las personas, como algo continuo que debe tener la misma importancia sea cual sea la edad. Hoy ya se habla, con “la mayor naturalidad” de diferentes cuerpos con diferentes categorías (e incluso de promoción “vertical” al referirse al paso de uno a otro).
Dando un paso más, incluso dentro de cada cuerpo ¿se conserva la “unicidad”?. Suponiendo que a ella se pudiera caminar a pesar de los ocho grados que se nombran (y que a ellos pudiera acceder todo el profesorado)¿qué supone mantener un cuerpo de catedráticos en Secundaria, enseñanzas artísticas, etc.? ¿Qué beneficio se obtiene para los centros de estas enseñanzas, dejando la responsabilidad de Departamentos didácticos o proyectos de innovación y formación, a personas de un cuerpo específico con un grado consolidado, como es el de catedráticos? Si la LOE no ha sabido acabar con estos privilegios del pasado ¿por qué se le asignan tareas tan esenciales para los centros? Al menos (sirva de “consuelo”) parece que no tendrán plazas específicas como marcaba la LOCE (aunque quizá con la baremación puedan acceder a cualquiera por encima de otras personas).

Se instaura definitivamente, como se ha dicho, la idea de “carrera profesional docente” en forma de ocho grados. Parece que se desea que los méritos tengan que ver con la implicación en el centro y en la educación en la consolidación de grados (también al acceder al cuerpo de catedráticos, pero en este último se limita el número de plazas). No obstante, ¿estará contemplada ahí la verdadera dedicaciòn de horas y preocupación en los mismos o se convertirá en algo burocrático o ajeno a la mejora de la calidad educativa?

Otro elemento sobre el que detener la atención es la posibilidad de adjudicar plazas (¿de forma definitiva?) por libre designación, aunque con anuncio público. ¿Qué influencia e importancia va a tener eso en el perfil de los centros y las tareas que se lleven a cabo? Si no son plazas definitivas ¿podría suponer una vía para cubrir necesidades más o menos temporales en los centros de forma adecuada?

Quizá uno de los capítulos de más importancia, si nos fijamos en la influencia educativa, sea el de derechos y deberes. Hay varios aspectos a señalar.

La libertad de cátedra se conserva pero se la supedita, no sólo a la legislación vigente, sino al proyecto educativo del centro. Puede que éste sea un punto polémico para organizaciones corporativas y conservadoras. Algo parecido ocurre con los métodos a utilizar, que supedita al currículo vigente (aunque en este caso dependerá de la forma en que se desarrolle el currículo, aun pendiente).

También se establece la “obligación de atender a la diversidad de capacidades, intereses y motivaciones de los alumnos” (se usa un lenguaje poco respetuoso con el género). Parece positivo que, al menos, se nombre entre los deberes este aspecto, aunque habría que concretar qué significa eso. El problema es hasta dónde se lleva esta afirmación ¿cómo se considera la falta de atención educativa a situaciones difíciles? ¿sería desatención la falta de compensación educativa? o ¿sólo se trata de dar “el mismo material a todo el mundo”?

Otro aspecto a concretar y aclarar, es qué implicaciones tiene el párrafo: “respetar la libertad de conciencia y las convicciones religiosas y morales, así como la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa en los términos previstos en la legislación vigente”. Existen grandes diferencias en la forma de entnderlo si se trata de respetar todas las creencias o sólo las que se mencionan en la LOE y que se concretan en seguir los acuerdos con la Santa Sede. ¿Se respetan todas las creencias, por ejemplo, conservando los crucifijos en las aulas de centros públicos, como ocurre ahora?

En cuanto al respeto a las personas, parece positivo que se considere falta muy grave la “discriminación de las personas por razón de raza, sexo, religión, lengua, opinión, lugar de nacimiento, vecindad, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. También en este caso habría que saber a qué se considera discriminatorio. ¿Es discriminatorio, por ejemplo, que se agrupe en algunos centros al alumnado repetidor en un grupo segregado, si su procedencia es, por poner un caso, mayoritariamente gitana?

Respecto al listado, en general, de faltas graves y muy graves, no estaría de más reflexionar sobre el alcance que tienen a la hora de analizar el funcionamiento democrático y colectivo de los centros (tanto en ver si se evitan los incumplimientos con lo colectivo, como si lo hacen con los abusos de autoridad.

Por último un aspecto controvertido, que tiene que ver con este estatuto, en Secundaria pero también en Infantil y Primaria ¿qué áreas y/o etapas debe o puede impartir un profesor o profesora? Entran aquí en juego (no está claro si en contradicción) la idea de una educación más global con la de determinados derechos adquiridos. Se habla en el borrador de las que determine la especialidad, pero eso no es decir mucho.


A propósito de… (Breve quincenal)
Concejo Educativo de CyL


+ breves quincenales

Cuidado con la legislación de “andar por casa”.

Hay, lo que podríamos llamar cuestioncillas legales que tienen consecuencias importantes en la vida educativa de los centros. Hablamos de dos de esas que pasan inadvertidas. Ambas se sitúan en CyL y se centran en la secundaria obligatoria, pero pensamos que en otros niveles y quizá en otros lugares, puede ocurrir lo mismo.

 La primera se refiere a la incorporación del alumnado a los grupos de diversificación.

Desde el comienzo de la LOGSE, para incorporarse a dicha agrupación, era imprescindible, a final de curso, la aceptación familiar y del alumno o alumna, así como que existiera un informe del Departamento de Orientación del centro aconsejándolo y, también, del profesorado que le daba clase.
La ocurrencia de la Junta de CyL (desde hace ya dos cursos, aunque éste con más exigencia) ha sido pedir para el quince de mayo, toda esa documentación. Para esa fecha el alumno o alumna ya se le habrá dicho “con seguridad” lo que hará al curso siguiente. ¿Para qué los dos meses que quedan hasta final de curso, si ya está “todo hecho”?, ¿qué expectativas tendrá el profesorado si ya no es un alumno/a “salvable” o sabiendo que pasará por PIL a esa agrupación sin más?

El proceso educativo que siga esa persona en el centro hasta junio o septiembre, no parece que importe mucho a unas Direcciones Provinciales que quieren tener unos papeles “en el tiempo” que ellas mismas marcan. Tampoco parece importar la dinámica que se pueda crear en un centro en ese periodo. ¿O es que hay más motivos?

 La segunda cuestión se refiere a la entrada en Ciclos de FP de Grado Medio, para personas que no tengan Graduado en Secundaria. Eso es quizá peor y de intención más clara.

Hasta este curso las personas de dieciocho años que no tuvieran título, podían presentarse a una prueba para acceder a dichos ciclos, sin que ello supusiera titulación alguna. Tiene el mismo carácter que la que ha existido para Ciclos Superior con 20 años o la de entrada en la Universidad con 25.
Hasta ahora ha venido afectando a una porción muy pequeña de alumnado que todavía estuviera en la ESO (quienes, en 4º de ESO, habían repetido dos veces). También se trataba de tener esa prueba como referencia en el trabajo con alumnado de Iniciación Profesional.

Este curso, de buenas a primeras, la Junta ha decidido, basándose en la LOCE según argumenta, permitir el acceso a dicha prueba a todo el alumnado que tenga 16 años.

En esa situación está parte del alumnado de 2º de la ESO, una buena cantidad del escolarizado de forma más o menos normalizada en 3º y la generalidad de 4º.

¿Para qué hacer esto? Quizá se argumente, como en otras ocasiones, que es para dar más “oportunidades”. Más bien parece una oportunidad para “quitarse” a alguien de encima, por parte de algunos centros o de que haya alumnado que piense que “ si voy a hacer FP, pues más cómodo es hacer una prueba”.

Hay que pensar, además, en lo que tienen de engaño en algunos casos, dadas las escasas posibilidades de aprobar que tendrá el alumnado que ha ido fracasando de forma continua y se encuentra, por ejempo, en 2º. Porque si se está pensando en que los centros preparen a determinado alumnado para presentarse ¿no se está intentando crear un sistema paralelo?.
En cambio, el que tiene más posibilidades de “pasarla“, quizá debería aprobar dentro del sistema, sino ¿para que está el sistema?

En una edad que enlaza con lo enseñanza obligatoria ¿tiene sentido una prueba “derivar” a gente que podría aprobar y, sobre todo, aprender, siguiendo un proceso educativo? ¿Por qué desperdiciar lo que aún puede madurar y formarse todo ese alumnado? ¿No es una forma desligar a determinado alumnado de la ESO?

Quizá esta sea una muestra de la intención que tiene la administración de CyL de que el segundo ciclo de la ESO quede sólo para futuros bachilleratos.

Algo parecido, aunque ya no sea enseñanza obligatoria, podría comentarse respecto a la prueba de Ciclos de Grado Superior a la que, en este curso, puede acceder alumnado que haya terminado el Grado Medio, en la misma especialidad, aunque no tenga los 20 años. En este caso se trata de dar pasos en la existencia de una doble vía (¡el Bachillerato para la Universidad!)

Una muestra de lo inadvertidas que pasan estas medidas es que nadie relacionado con el mundo de la FP ha dicho nada. Atención en el “futuro” a la legislación de más calado, pero también a la “andar por casa”.


A propósito de… (Breve quincenal)
Concejo Educativo de CyL


+ breves quincenales