Cuidado con la legislación de «andar por casa”

Hay, lo que podríamos llamar cuestioncillas legales que tienen consecuencias importantes en la vida educativa de los centros. Hablamos de dos de esas que pasan inadvertidas. Ambas se sitúan en CyL y se centran en la secundaria obligatoria, pero pensamos que en otros niveles y quizá en otros lugares, puede ocurrir lo mismo.

La primera se refiere a la incorporación del alumnado a los grupos de diversificación.

Desde el comienzo de la LOGSE, para incorporarse a dicha agrupación, era imprescindible, a final de curso, la aceptación familiar y del alumno o alumna, así como que existiera un informe del Departamento de Orientación del centro aconsejándolo y, también, del profesorado que le daba clase.
La ocurrencia de la Junta de CyL (desde hace ya dos cursos, aunque éste con más exigencia) ha sido pedir para el quince de mayo, toda esa documentación. Para esa fecha el alumno o alumna ya se le habrá dicho “con seguridad” lo que hará al curso siguiente. ¿Para qué los dos meses que quedan hasta final de curso, si ya está “todo hecho”?, ¿qué expectativas tendrá el profesorado si ya no es un alumno/a “salvable” o sabiendo que pasará por PIL a esa agrupación sin más?

El proceso educativo que siga esa persona en el centro hasta junio o septiembre, no parece que importe mucho a unas Direcciones Provinciales que quieren tener unos papeles “en el tiempo” que ellas mismas marcan. Tampoco parece importar la dinámica que se pueda crear en un centro en ese periodo. ¿O es que hay más motivos?

La segunda cuestión se refiere a la entrada en Ciclos de FP de Grado Medio, para personas que no tengan Graduado en Secundaria. Eso es quizá peor y de intención más clara.

Hasta este curso las personas de dieciocho años que no tuvieran título, podían presentarse a una prueba para acceder a dichos ciclos, sin que ello supusiera titulación alguna. Tiene el mismo carácter que la que ha existido para Ciclos Superior con 20 años o la de entrada en la Universidad con 25.
Hasta ahora ha venido afectando a una porción muy pequeña de alumnado que todavía estuviera en la ESO (quienes, en 4º de ESO, habían repetido dos veces). También se trataba de tener esa prueba como referencia en el trabajo con alumnado de Iniciación Profesional.

Este curso, de buenas a primeras, la Junta ha decidido, basándose en la LOCE según argumenta, permitir el acceso a dicha prueba a todo el alumnado que tenga 16 años.

En esa situación está parte del alumnado de 2º de la ESO, una buena cantidad del escolarizado de forma más o menos normalizada en 3º y la generalidad de 4º.

¿Para qué hacer esto? Quizá se argumente, como en otras ocasiones, que es para dar más “oportunidades”. Más bien parece una oportunidad para “quitarse” a alguien de encima, por parte de algunos centros o de que haya alumnado que piense que “ si voy a hacer FP, pues más cómodo es hacer una prueba”.

Hay que pensar, además, en lo que tienen de engaño en algunos casos, dadas las escasas posibilidades de aprobar que tendrá el alumnado que ha ido fracasando de forma continua y se encuentra, por ejempo, en 2º. Porque si se está pensando en que los centros preparen a determinado alumnado para presentarse ¿no se está intentando crear un sistema paralelo?.
En cambio, el que tiene más posibilidades de «pasarla«, quizá debería aprobar dentro del sistema, sino ¿para que está el sistema?

En una edad que enlaza con lo enseñanza obligatoria ¿tiene sentido una prueba «derivar» a gente que podría aprobar y, sobre todo, aprender, siguiendo un proceso educativo? ¿Por qué desperdiciar lo que aún puede madurar y formarse todo ese alumnado? ¿No es una forma desligar a determinado alumnado de la ESO?

Quizá esta sea una muestra de la intención que tiene la administración de CyL de que el segundo ciclo de la ESO quede sólo para futuros bachilleratos.

Algo parecido, aunque ya no sea enseñanza obligatoria, podría comentarse respecto a la prueba de Ciclos de Grado Superior a la que, en este curso, puede acceder alumnado que haya terminado el Grado Medio, en la misma especialidad, aunque no tenga los 20 años. En este caso se trata de dar pasos en la existencia de una doble vía (¡el Bachillerato para la Universidad!)

Una muestra de lo inadvertidas que pasan estas medidas es que nadie relacionado con el mundo de la FP ha dicho nada. Atención en el “futuro” a la legislación de más calado, pero también a la “andar por casa”.


A propósito de… (Breve quincenal)
Concejo Educativo de CyL


+ breves quincenales